El propósito de la Iglesia.

31 08 2009

El concepto de iglesia en nuestro tiempo esta muy devaluado. Todo lo que el hombre considera religión es una pérdida de tiempo, ya que la mayoría hemos tenido experiencias poco alentadoras de algun grupo religioso. Es evidente que existe un hueco entre la iglesia de la biblia y la iglesia de carne y hueso de nuestro tiempo.

Pero no podemos ignorar que la iglesia de Cristo tiene una función vital en el cumplimiento de las escrituras,  y que responde a un plan divino dentro de la historia de la humanidad.

¿para que sirve una iglesia cristiana?

¿que puedo esperar de una iglesia cristiana?

¿cual es el propósito de Dios para una iglesia?

¿podrá la Iglesia algún dia alcanzar la posición que la palabra de Dios le confiere?

En el tiempo que llevo como cristiano, he observado que cada iglesia tiene su propia visión y que muchas veces tiene muy poco que ver con el mensaje de Dios escrito en su palabra, sino mas bien con la visión particular del ministro al frente de la iglesia. Si el evangelio es universal, es decir, alcanza a cualquier persona en el mundo sin importar su lengua, linaje, condición social o posición económica, ¿porque se individualiza tanto?, ¿porque existe una iglesia para ricos y otra para pobres, una para libres y otra para esclavos? Los principios celestiales ademas de ser eternos, son inamovibles, y la iglesia de Cristo fue fundada sobre esos principios. El evangelio que los primeros apóstoles predicaron, fue un mensaje universal que traspaso fronteras y culturas, y ayudó a establecer iglesias con una misma visión, bajo una misma fe. Me pregunto porque la iglesia primaria o del principio, parecía reflejar mas gloria y estar mas preparada para el regreso de Cristo que la iglesia del tiempo final? No se trata de volver al pasado, sino de permanecer en el origen de las cosas, de beber de la fuente original. Lamentablemente vemos la tendencia del hombre por mejorar la imagen de la iglesia, pero con métodos humanos. Modernizamos la música, aligeramos el culto para personas ocupadas, amenizamos el mensaje con chistes y anécdotas curiosos, dividimos profesionalmente las áreas de trabajo en la iglesia de tal forma que pocas veces vemos cultos donde la familia completa y unida recibe la palabra de Dios. Antes el nombre de una iglesia manifestaba identidad bíblica y cristocéntrica, ahora sus titulos son centros de alabanza, comunidad cristiana, centros familiares, donde el trabajo social es mas importante que el mensaje mismo. (Hechos 2:43-47)

Si bien la personalidad de un ministro se ve reflejada en la identidad de su iglesia, debemos recordar que el primer ministro de la iglesia -antes que el hombre- es Cristo y el Espiritu Santo, por lo tanto la identidad, trabajo, desarrollo, labor, mensaje y actividades de la misma deben reflejar el carácter y la personalidad de Cristo. (Efesios 5:27,32)

Esto no se logra con lineamientos o reglamentos internos, con controles y supervisión de actividades; el objetivo de la Iglesia es reflejar la gloria de Cristo y su propósito es formar el carácter de Cristo en sus miembros. (Galatas 4:19) (Efesios 4:13)

La palabra de Dios tiene el molde de este carácter, el Espiritu Santo tiene el poder de transformación, el ministro de Dios debe guardar el orden y la pureza del culto, asegurando que la presencia de Dios se manifieste sobre el altar, como lo hizo Elias. Y al bajar del altar, sus acciones deben ser mas elocuentes que su predicación. El caracter cristiano y la conducta cristiana no estan limitadas a las paredes del templo o lugar de reunión. Nuestra vida se convierte en el recipiente de su palabra, somos el transporte de la palabra, y eso implica que a donde vayamos, llevamos el evangelio y el poder de su manifestación. Una vida que desata el poder del evangelio donde quiera que va, deja de ser una simple religión, (Isaias 52:7) (Lucas 4:18-19) y realiza una efectiva labor social. (Hechos 3:6-9)

Termino acotando algo: el propósito de la Iglesia es formar el carácter de Cristo en sus miembros, pero es importante reconocer el tiempo que nos tocó vivir. Si el mundo y la maldad han crecido, no olvidemos que siempre deberá ser mayor el que está en nosotros, que aquel que está en el mundo. Sembrados en la Tierra(1 Juan 4:4)

Entonces las Iglesias tenian paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo. Hechos 9:31








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.